Una imagen vale más que mil palabras

Eres blogger y estás montando tu negocio y, como cualquier negocio decente hoy en día, tienes una web y unas cuentas asociadas en varias redes sociales. Muy rápidamente has recordado aquella frase tan cliché como veraz: “una imagen vale más que mil palabras”.

1. Las redes sociales

Todo el mundo sabe el papel importante que tienen las RRSS a la hora de promover su negocio y dejar a conocer su trabajo. Pero no cualquier red social vale para cualquier asunto…

Si no buscamos solo seguidores sino potenciales clientes, vamos a tener que definir con precisión cuales son las redes que nos pueden ayudar, para captar la atención del cliente ideal.

Ahora, sea cual sea la red social elegida, una vez la decisión esta tomada, hay que hacer bien las cosas (como siempre y con todo en la vida, diría yo…).

¿Qué significa? Que el perfil no se puede quedar incompleto, y tiene que mantener cierta estética. Si se trata de una cuenta asociada a la web de tu negocio o de un blog, desde luego, se tiene que reconocer enseguida.

2. La marca personal, ¿consciente o inconsciente?

Queramos o no, a la hora de lanzarse en el mundo de los blogs y de los negocios, aparecen tarde o temprano los temas de branding, y, más precisamente, de marca personal… Es una tarea que empieza desde el minuto cero y de la que a veces no tenemos conciencia. Curioso, ¿no?

Una imagen vale más que mil palabras

El primer paso va a ser definir la misión y la visión de tu negocio, o blog… Fácil no es, además a veces puede evolucionar a lo largo del tiempo.

A partir de ahí, tendrás que tener coherencia a la hora de elegir una serie de elementos imprescindibles: el lenguaje utilizado, los medios de comunicación privilegiados, la tipografía, los colores, el logotipo y… ¡¡¡LAS IMÁGENES!!!

3. Imágenes de calidad, acordes con el mensaje que transmites

“Una imagen vale más que mil palabras”. Esta frase tan común y famosa, la tienes que aplicar a tu propio negocio. Las imágenes que decides publicar, que sea en contenidos como los posts, o para el diseño de tu web o cuentas de RRSS, deben de estar acordes con el mensaje que quieres transmitir.

Te doy un ejemplo que además viene de mi propia experiencia: la comida. Yo tuve un blog de cocina vegetariana en la época en la que tener un blog era muy friki porque casi nadie lo tenía. Es cuando me di cuenta de toda la importancia de las imágenes. Te puedes matar haciendo recetas exquisitas de verdad, y escribirlo mil veces en el mismo post (qué rico, delicioso, buenísimo…), pero, hasta que la foto no transmita lo rico que está, nadie se lo va creer. Una pena, porque a lo mejor es LA mejor receta, pero, si la foto no dice nada, nadie va a querer probar tu receta. Al contrario, es cierto, que a veces publican fotos maravillosas de tortas que son muy… ¡decepcionantes! Pasa a menudo, porque hasta en el mundo de las editoriales de cocina hay mucho enchufe.

Al final, volvemos a la idea del principio: lo importante es tener constancia y hacer bien las cosas. Tener un buen producto, e imágenes que transmiten esa calidad que ofrecemos.

En mi artículo ¿Qué fotos vas a necesitar para tu proyecto?, te explico que, para empezar, tienes que tener una buena foto de perfil, profesional. Además de ser tu carta de presentación, permitirá que tus seguidores y futuros clientes te reconozcan. Un punto más para diferenciarte de tu competencia…

Asimismo, tienes que tener fotos de calidad, siempre, para tu web, redes sociales, y presentaciones.

¿Cuántas veces has visto presentaciones de PowerPoint con imágenes “robadas”, hiper pixeladas y con marcas de agua sin quitar? ¿Y qué has pensado? ¡¡¡Qué cutre!!! ¿Verdad? Pues no hagas lo mismo.

4. Imágenes personalizadas para crear lazos de conexión

En varios blogs de marketing, te recomiendan recurrir a un banco de imágenes para transmitir profesionalidad y calidad. Es cierto que es un primer paso, para no caer en la trampa que mencioné anteriormente de la presentación cutre.

Pero si eres exigente y quieres dar un paso más allá, piensa en tener TUS PROPIAS FOTOS. Fotos personalizadas, respetando tu estilo y en las que apareces . Porque la gente quiere ver con quién está hablando, quién está siguiendo, con quién va a hacer negocios…

Recuerda que tener personas en las imágenes crea lazos de conexión… y más aún si esa persona eres TÚ.

Con una sesión de fotos, puedes tener imágenes de ti en situaciones, trabajando, en interiores o en exteriores, fotos de algún detalle que a ti te importa (tus zapatillas por ejemplo 😉 ). Se recomienda sobre todo a todas esas personas que captan a sus seguidores por su “lifestyle”.

En este artículo puedes ver algunos ejemplos de la sesión realizada con Yago Uribe, serial entrepreneur… 😉 Puedes consultar su web aquí: http://www.yuribe.com, verás que es un crack.

¿Tú también quieres dar el paso hacia la excelencia? ¡Reserva tu sesión y promueve tu negocio gracias a las fotos de calidad, profesionales y personalizadas!

 

Deja un comentario