¿Cuándo cambiar de foto de perfil?

Ya lo hemos comentado en otros posts: es imprescindible tener una buena foto de perfil. Es decir, una foto de cara, y de calidad (que no pixele). Lo fundamental: que se te pueda identificar enseguida. Por eso también suelo aconsejar utilizar una sola foto de perfil en todas tus redes, para que tus seguidores te puedan encontrar (facilítales la tarea…). Y ahora bien, ¿habrá que realizar algún cambio de vez en cuando, verdad? Pues sí… vamos a ver cuándo cambiar de foto de perfil…

1. Naturalmente, la edad

No nos engañemos a nosotros mismos, todos envejecemos. De hecho, hay personas que se ven más guapas de mayores que cuando eran jóvenes. A veces nos duele admitir que sí, hemos cambiado… ¡hemos envejecido! Pero es un hecho y como se suele decir, al final cada edad tiene su encanto 🙂 

Imagínate la sorpresa de una persona al verte llegar, si en la foto de perfil con la que te ha conocido tienes 10 años menos… vas a generar desconfianza y a esa persona le va a costar fiarse de ti en el futuro. Sobre todo, si no te aceptas a ti mismo, ¿cómo quieres que lo haga otra persona? Estoy hablando a nivel laboral, pero desde luego, vale también para en caso de búsqueda del alma gemela 😉

cuando cambiar de foto de perfil

Así que ya sabes, cuando seas consciente de que tu foto actual ya no te corresponde, cámbiala. La nueva foto mostrara quien eres de una manera mas ajustada a la realidad.

2. Cambio de aspecto, cambio de look

Una dieta drástica con mucha perdida de peso, o una ganancia importante de peso, la práctica intensiva de un deporte…: son cambios en tu aspecto que también hay que tener en cuenta.

Otra cosa es el cambio de look: peinado completamente diferente, color de pelo, manera de vestirse (algo que a veces pasa tras un buen asesoramiento de imagen).

cuando cambiar de foto de perfil

Cuando ya no te reconoces a ti mismo en tu foto actual, lo mismo… ¡cámbiala!

3. Cambio de ámbito

Un cambio drástico de sector profesional, de ocios, etc… también puede justificar un cambio de foto de perfil.

Sin caer en los clichés, está claro que, si uno pasa de ser banquero a ser diseñador (o viceversa), hay muchas probabilidades para que no quiera quedarse con la foto “antigua”.  

No hay que olvidarse del pasado, y de todo lo aprendido; pero es importante mantener la consistencia para mantener la credibilidad dentro del nuevo ámbito. 

4. O… ¡¡¡“porque me da la gana”!!!

Deja un comentario