Sin Autoconocimiento, la Marca Personal no Marca

Sin Autoconocimiento, la Marca Personal no Marca

Hace poco, asistí a una charla impartida por Mayte Garcia Caneiro, sobre cómo manejar LinkedIn en tu Marca o Proyecto Personal. Enseguida, el hilo condujo hacia la Marca personal, cuya previa definición es imprescindible para un correcto y coherente uso de LinkedIn, pero también de cualquier red social. Porque lo que importa, es tener la Marca Personal bien definida, una marca personal que marque. Y para que marque, ¿qué hace falta? ¡AUTOCONOCIMIENTO!

⇒ Aquí nos explica Mayte un poco sobre el tema, con palabras suyas, ¡que marcan! 🙂

♠ Me marcó un profesor de Historia de España en la Universidad. No me puso más de un 6 a lo largo del curso, pero me hizo adorar la asignatura.

♣ Me marcó mi primer jefe, cuya exigencia era compensada con una infinita paciencia al enseñarme parte de lo que ahora se de Comunicación Corporativa.

♥ Me marcó mi primera pareja por motivos personales que prefiero guardarme.

♦ Me marcó una amiga a la que quise como a una hermana y de la que me separé por amor a mí misma.

♠ Me marcó mi abuela cuando estaba y cuando se fue, mis padres con su infinito amor, mi hermana con sus valores, mi pareja actual, mis amigos de un modo u otro.

Esas marcas, en su mayoría asociadas a un buen recuerdo, son el resultado de un vínculo emocional, más o menos profundo, más o menos duradero, pero algo de esas personas dejó en mí una huella imborrable, un anclaje con poderes para teletransportarme si así lo deseo.

Porque ese es, en mi opinión, el poder de las marcas, el de dejar un recuerdo por algo especial que las hace únicas, reconocibles, algo con lo que te identificas, inspiras o a lo que aspiras. Y en el momento actual, en el que estamos asistiendo a una transformación tecnológica y digital que nos está arrastrando a la necesidad de ampliar nuestra mirada, también nos damos cuenta de que el concepto de marca, ya no es territorio exclusivo de las empresas.

El éxito y la repercusión de las Redes Sociales ha modificado además el panorama de los que eran denominados “líderes de opinión” mutados en los nuevos “influencers”, con miles de seguidores, fans o followers, a los que hipnotizan a golpe de clicks. Arrasa la necesidad de construir y saber gestionar nuestra reputación digital a través de nuestra Marca Personal, más que nada, porque si uno no toma la decisión de coger las riendas, otros lo harán por ti.

Pero la pregunta ahora es: ¿Qué es lo que estoy proyectando? ¿Qué es lo que los demás están recibiendo de mí? Y, por supuesto, ¿qué es lo que yo quiero comunicar? ¿Para qué? ¿Con qué objetivo y para qué público?

Parece complicado amar lo que no se conoce, así como atraer, conquistar o fidelizar a nadie si previamente no se ha hecho un profundo trabajo de autoconocimiento. Cuando soy capaz de responder a la pregunta más sencilla y a la vez más complicada de todas, en ese preciso instante, arranca el maravilloso y creativo proceso de construir mi propia Marca Personal:

                                     ¿QUIÉN SOY?

 

 

Mayte Garcia Caneiro 

es Entrenadora Laboral en

 www.cambiarmividaalos40.com

Una imagen vale más que mil palabras

Una imagen vale más que mil palabras

Eres blogger y estás montando tu negocio y, como cualquier negocio decente hoy en día, tienes una web y unas cuentas asociadas en varias redes sociales. Muy rápidamente has recordado aquella frase tan cliché como veraz: “una imagen vale más que mil palabras”.

1. Las redes sociales

Todo el mundo sabe el papel importante que tienen las RRSS a la hora de promover su negocio y dejar a conocer su trabajo. Pero no cualquier red social vale para cualquier asunto…

Si no buscamos solo seguidores sino potenciales clientes, vamos a tener que definir con precisión cuales son las redes que nos pueden ayudar, para captar la atención del cliente ideal.

Ahora, sea cual sea la red social elegida, una vez la decisión esta tomada, hay que hacer bien las cosas (como siempre y con todo en la vida, diría yo…).

¿Qué significa? Que el perfil no se puede quedar incompleto, y tiene que mantener cierta estética. Si se trata de una cuenta asociada a la web de tu negocio o de un blog, desde luego, se tiene que reconocer enseguida.

2. La marca personal, ¿consciente o inconsciente?

Queramos o no, a la hora de lanzarse en el mundo de los blogs y de los negocios, aparecen tarde o temprano los temas de branding, y, más precisamente, de marca personal… Es una tarea que empieza desde el minuto cero y de la que a veces no tenemos conciencia. Curioso, ¿no?

Una imagen vale más que mil palabras

El primer paso va a ser definir la misión y la visión de tu negocio, o blog… Fácil no es, además a veces puede evolucionar a lo largo del tiempo.

A partir de ahí, tendrás que tener coherencia a la hora de elegir una serie de elementos imprescindibles: el lenguaje utilizado, los medios de comunicación privilegiados, la tipografía, los colores, el logotipo y… ¡¡¡LAS IMÁGENES!!!

3. Imágenes de calidad, acordes con el mensaje que transmites

“Una imagen vale más que mil palabras”. Esta frase tan común y famosa, la tienes que aplicar a tu propio negocio. Las imágenes que decides publicar, que sea en contenidos como los posts, o para el diseño de tu web o cuentas de RRSS, deben de estar acordes con el mensaje que quieres transmitir.

Te doy un ejemplo que además viene de mi propia experiencia: la comida. Yo tuve un blog de cocina vegetariana en la época en la que tener un blog era muy friki porque casi nadie lo tenía. Es cuando me di cuenta de toda la importancia de las imágenes. Te puedes matar haciendo recetas exquisitas de verdad, y escribirlo mil veces en el mismo post (qué rico, delicioso, buenísimo…), pero, hasta que la foto no transmita lo rico que está, nadie se lo va creer. Una pena, porque a lo mejor es LA mejor receta, pero, si la foto no dice nada, nadie va a querer probar tu receta. Al contrario, es cierto, que a veces publican fotos maravillosas de tortas que son muy… ¡decepcionantes! Pasa a menudo, porque hasta en el mundo de las editoriales de cocina hay mucho enchufe.

Al final, volvemos a la idea del principio: lo importante es tener constancia y hacer bien las cosas. Tener un buen producto, e imágenes que transmiten esa calidad que ofrecemos.

En mi artículo ¿Qué fotos vas a necesitar para tu proyecto?, te explico que, para empezar, tienes que tener una buena foto de perfil, profesional. Además de ser tu carta de presentación, permitirá que tus seguidores y futuros clientes te reconozcan. Un punto más para diferenciarte de tu competencia…

Asimismo, tienes que tener fotos de calidad, siempre, para tu web, redes sociales, y presentaciones.

¿Cuántas veces has visto presentaciones de PowerPoint con imágenes “robadas”, hiper pixeladas y con marcas de agua sin quitar? ¿Y qué has pensado? ¡¡¡Qué cutre!!! ¿Verdad? Pues no hagas lo mismo.

4. Imágenes personalizadas para crear lazos de conexión

En varios blogs de marketing, te recomiendan recurrir a un banco de imágenes para transmitir profesionalidad y calidad. Es cierto que es un primer paso, para no caer en la trampa que mencioné anteriormente de la presentación cutre.

Pero si eres exigente y quieres dar un paso más allá, piensa en tener TUS PROPIAS FOTOS. Fotos personalizadas, respetando tu estilo y en las que apareces . Porque la gente quiere ver con quién está hablando, quién está siguiendo, con quién va a hacer negocios…

Recuerda que tener personas en las imágenes crea lazos de conexión… y más aún si esa persona eres TÚ.

Con una sesión de fotos, puedes tener imágenes de ti en situaciones, trabajando, en interiores o en exteriores, fotos de algún detalle que a ti te importa (tus zapatillas por ejemplo 😉 ). Se recomienda sobre todo a todas esas personas que captan a sus seguidores por su “lifestyle”.

En este artículo puedes ver algunos ejemplos de la sesión realizada con Yago Uribe, serial entrepreneur… 😉 Puedes consultar su web aquí: http://www.yuribe.com, verás que es un crack.

¿Tú también quieres dar el paso hacia la excelencia? ¡Reserva tu sesión y promueve tu negocio gracias a las fotos de calidad, profesionales y personalizadas!

 

¿Qué fotos vas a necesitar para tu proyecto?

fotos que vas a necesitar para tu proyecto

Si estás a punto de crear una web o si ya tienes una y tienes claro que la tienes que renovar, también has de tener en cuenta el tema de las redes sociales, porque, de alguna manera, tendrás que promover tu proyecto. Enseguida aparece EL PROBLEMA… no tienes fotos buenas, profesionales, podrías caer en la tentación de ir a lo fácil y poner fotos malas, “caseras”, o las típicas de bancos de imágenes gratis, pero… ¿Qué imagen estarías dando de tu negocio y de ti mismo? ¿Cómo te diferenciarías de los otros miles de competidores en internet?

Has dado el primer paso, sabes que necesitas fotos buenas. Y ahora que estás decidido, te voy a contar qué fotos vas a necesitar para tu proyecto 😉 ¡Adelante!

fotos que vas a necesitar para tu proyecto

 

1. Lo imprescindible… ¡¡¡la foto de perfil!!!

Vas a necesitar una foto de perfil que te guste sí o sí, que vas a poder mandar sin vergüenza, incluso con un sentimiento de orgullo o bienestar, cada vez que te la pidan para una publicación.

Para empezar, para el apartado “Sobre mí” o “Acerca de” de tu web, vas a tener que poner una foto que te parezca auténtica. Tendrás más información leyendo mi post ¿Has pensado en cuidar tu “Sobre mí” o “Acerca de”?

fotos que vas a necesitar para tu proyecto

En las redes sociales, tienes que poner tu foto sí o sí. La gente quiere saber con quién va a trabajar, a quién va a contratar. ¡Ojo! No hablamos de criterios físicos, sino de actitud. Hay que dar la cara, da igual que no seas un modelo. Es legítimo. Vas a dar más confianza si te dejas conocer, sobre todo si trabajas como autónomo o si tienes una pequeña empresa.

Para saber si tu foto tiene que ser en color o blanco y negro, formal o “casual”, puedes encontrar más información leyendo el post “¿Por qué es tan importante tu foto de perfil en redes sociales?” y otro post que te cuenta “Cómo debe ser tu foto de perfil”.

Este es un tema que a mí me costó mucho, por lo que me es muy fácil ponerme en la piel de otra persona para ayudarla a relajarse a la hora de sacarle fotos buscando el resultado más natural y auténtico posible. 🙂 No es porque una es fotógrafa que le gusta estar delante del objetivo… Pero voy aprendiendo 😉

2. Lo más descuidado pero muy importante… ¡¡¡la foto de cabecera!!!

¿Cuantas veces habéis visto en las RRSS fotos de perfil digamos “correctas”, con una foto de cabecera de fondo vergonzosa, súper pixelada, a veces robada en algún sitio, o que no tiene nada que ver con lo que presenta el protagonista? 😉

Ahora hablamos de RRSS. Todas o casi piden, además de una foto de perfil, una foto de cabecera. Y claramente, son las peores… Entonces es fundamental, a la hora de realizar una sesión de fotos, plantearse el tema. ¿Qué foto de perfil quiero? ¿Y qué foto de cabecera, que componga bien con mi foto de perfil?

 

fotos que vas a necesitar para tu proyecto

Se puede tratar incluso de algo completamente diferente, incluso sorprendente. Porque repetir 2 veces a una misma persona en modo “retrato cerrado”, tampoco quedaría bien. Se puede tratar de un detalle (un brazo, su pierna, o un paisaje, lo que sea…), o del lugar que más te inspira y, sobre todo, que equilibre la composición global a la hora de visualizar el perfil.

3. Una foto en la que se te ve trabajando, transmitiendo tu pasión

Parece “cliché” pero te darás muy rápidamente cuenta de que se trata de otra foto imprescindible: una en la que la gente te vea “trabajando”. Con trabajar, entiende vivir de tu pasión, transmitir tus valores, o enseñar, por ejemplo, una de tus creaciones favoritas, tu herramienta de trabajo más valiosa, etc.

fotos que vas a necesitar para tu proyecto

4. Si compartes un proyecto con más gente…

No olvides tener buenas fotos de grupo si cuentas con otros socios o algunos empleados. De hecho, en otro post, te hablo de la sesión de grupo como un maravilloso ejercicio de Team Building: ¿te lo has planteado? 😉

5. ¿Quieres sorprender a tus seguidores y dejar huellas? 🙂

Ya que tienes pensadas las fotos imprescindibles que vas a necesitar, piensa en cómo sorprender a tus seguidores, a tus potenciales clientes, para que se acuerden de ti.

Al tener fotos de calidad, vas a diferenciarte de tu competencia, es evidente. Pero si quieres dar un paso más allá, piensa en tener algunas fotos diferentes, que sorprenden. Pueden ser fotos con una iluminación dramática, o tomadas con un ángulo diferente, un plano inusual, o bien ser fotos graciosas…

Además de ser divertido y activar la imaginación de cada uno, ¡te aseguro que no te arrepentirás a la hora de lucir con tus fotos en la web!

fotos que vas a necesitar para tu proyecto

¡Marca hoy la diferencia y reserva tu sesión! Me puedes consultar sin compromiso, escribiéndome a info@florencelabasque.com

 

 

¿Qué tipo de ropa te vas a poner para tu sesión de fotos?

Foto de perfil divertida con corbata

Has leído varios de mis posts, te has dado cuenta de la necesidad de tener buenas fotos y ya tienes tu sesión reservada. 🙂

Ahora te preguntaras… “¡¿Qué me voy a poner el día de la sesión?!”

Te dejo aquí las preguntas que te tienes que hacer para sacar el máximo partido de la sesión:

1. ¿Qué tipo de fotos quieres?

¿Necesitas una foto formal, por ejemplo, para tu perfil de LinkedIn?

¿Necesitas una foto más informal y natural para el apartado Sobre mí o Acerca de mí de tu web?

¿Quieres tener algunas fotos divertidas y fotos más especificas para las cabeceras de tus posts y RRSS?

Apúntate todo lo que se te ocurra para preparar la ropa adecuada.

Te doy un ejemplo muy sencillo: imagínate que fueras emprendedor, teniendo una empresa especializada en SEO, y también eres músico y hecho un aficionado de viajes. Podríamos pensar en algunas fotos más formales para tu web de SEO y tu perfil en RRSS, y otras más personales que hablen de ti, con un cambio de ropa y de atrezos (con tu instrumento, o la mochila con la que más tu gusta viajar 😉 ).

2. ¿Cuántos cambios de ropa tienes previstos?

En función de la duración de la sesión por la que has optado, te dará tiempo o no a cambiarte de ropa varias veces.

Si tienes una sesión de 1 hora, solo te podrás cambiar una vez y rápidamente.

Si se trata de una sesión más larga, que es el caso más habitual, te aconsejo llevar varios tipos de ropa, teniendo en cuenta lo que cuento en el punto 1. 🙂

Piensa en un estilo formal, uno más informal, incluso en algo gracioso si tienes una idea de foto divertida. Está bien tener prendas claras y otras oscuras para ir cambiando de fondos e iluminaciones.

En cuanto a los colores, encontrarás toda la información en mi post ¿Qué colores elegir para tu sesión de fotos?

3. ¿Lo más importante? → ¡¡¡Estar a gusto!!!

Parece evidente, pero nunca está de más repetirlo: lo más importante es que estés a gusto en la ropa que eliges.

El día de la sesión es un día especial, así que puedes llevar ropa especial, pero siempre que te sientas cómodo con ella.

Intenta que sea la ropa que más te favorezca (ante la duda, a veces está bien pedirles consejos a tus amigos o familiares más directos y sinceros).

Otro punto muy, que la ropa refleje tu personalidad, lo que quieres transmitir (sobre todo si estás puliendo tu marca personal).

4. Algunos detalles “técnicos”

Nada peor que tener un headshot con un cuello arrugado… O una foto de cuerpo entero con un vestido y la marca de los calcetines pronunciada a la altura de los gemelos… O una camiseta blanca con el sujetador negro debajo, robando todo el protagonismo.

Para evitar ese tipo de “accidentes” que son muy frecuentes, unos días antes de la sesión, ten claro la ropa que te vas a querer poner. Es imprescindible tenerla limpia y bien planchada. Lo mejor es llevarla en una funda de traje para evitar que se arrugue.

Si vas a querer cambiarte durante la sesión, piensa en llevar también los complementos correspondientes (ropa interior, calcetines, medias, etc.).

Para terminar, me parece importante pensar en el detalle del cuello: que no se vean muchas “capas”, por ejemplo, una camiseta interior debajo de una camisa debajo de un jersey. 😉

5. Preparados, listos… ¡ya!

Con lo que acabas de leer, estarás preparado para disfrutar plenamente el día de la sesión. Si te quedas con alguna duda, estaré encanta de poder asesorarte. 🙂