Tu foto de perfil en LinkedIn

No te voy a engañar, LinkedIn no es mi red social favorita (tanto por sus colores, su presentación, su funcionamiento, etc.). Pero como comenté en otro post, si estás en una red, tienes que tener un perfil impecable y completo. Eso supone, entre otras, que tu foto de perfil en LinkedIn debe ser auténtica, que llame la atención y permita reconocerte enseguida. Aquí tienes algunos consejos.

1. Tener fotos de calidad

En internet puedes encontrar una multitud de posts sobre cómo tener un perfil de LinkedIn perfecto, y todos insisten en la importancia de tener fotos de calidad.

Lo primero, lo imprescindible, es tener una foto sí o sí, porque los perfiles que carecen de imágenes reciben menos visitas.

Otro punto importante es que la fotografía debe ser reciente, es decir que no tenga más que cinco años como mucho (lo que se conoce como la foto de “primera comunión”). Así enseñarás que te aceptas como eres, ¡con la edad que tienes!

Y ya que estás, ten una foto memorable, que permita que la gente tenga ganas de descubrir tu perfil y se acuerde de ti.

2. La foto de perfil

Como mencioné en un post anterior, es mejor que tengas una misma foto de perfil en cada red social y solo cambies las fotos de cabecera. La única excepción es LinkedIn, porque, al ser una red puramente profesional, a pesar de tener una foto agradable, tiene que denotar seriedad.

Aquí te enseño un ejemplo reciente. Cesar, un cliente que se dio cuenta de la necesidad de cambiar de foto:

tu foto de perfil en LinkedIn

3. La foto de cabecera

Con la foto de cabecera, te puedes permitir el lujo de ser más original. Y del mismo modo, es mejor tener una foto de cabecera que tener la imagen que te viene por defecto, porque los perfiles que parecen descuidados, sin acabar, son menos agradables de consultar y dan una pésima primera impresión.

Aquí te pongo el ejemplo de Jan-Jaap, otro cliente, que, además de tener la foto de perfil que le hice en su lugar de trabajo, tiene una foto de cabecera original:

tu foto de perfil en LinkedIn

4. Fotos con un tamaño adecuado a la plataforma

Ten en cuenta también que es muy importante tener la imagen (que sea la foto de perfil o de cabecera) con un tamaño ajustado a la plataforma.

En el caso presente, actualmente, LinkedIn requiere los siguientes tamaños:

  • Perfil profesional: 400 x 400 px
  • Foto de cabecera: 4 000 x 4 000 px como máximo, y 1 400 x 425 px como mínimo
  • Imagen de página de empresa: 646 x 220 px
  • Logo estándar: 400 x 400 px como máximo, y 100 x 60 px como mínimo
  • Logo cuadrado: 50 x 50 px.

Para evitarte un tremendo dolor de cabeza, no te preocupes, te entrego las fotos, además de en formato de alta definición, en el tamaño ajustado para LinkedIn si lo necesitas 😉

5. Ya sabes…

Si tienes una cuenta en LinkedIn, para optimizarla y aumentar las visitas a tu perfil, tienes que tener fotos recientes y de calidad que transmitan amabilidad y seriedad a la vez.

No esperes para reservar tu sesión… Si te puedo ayudar en algo, escríbeme a info@florencelabasque.com

 

 

¿Qué colores elegir para tu sesión de fotos?

Ya se trate de la ropa o de algunos complementos, atrezos y accesorios… tendrás que decidir qué colores elegir para preparar tu sesión de fotos de la forma más adecuada.

Y ya que has decidido pasar a la acción y hacerte una sesión profesional de fotos, optimiza el resultado escogiendo los colores que harán que tus fotos… ¡destaquen!

Te dejo aquí 5 pautas:

1. Ropa lisa vs ropa estampada

El estilo en el vestir depende de cada uno. Es cierto y, para mí, lo importante es que refleje la personalidad de la persona retratada.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, a nivel fotográfico, se suelen desaconsejar los estampados y preferir la ropa lisa… así evitas despistar la mirada con muchos detalles y obtendrás un resultado final más armonioso.

En cualquier caso, sí, por ejemplo, llevas una camisa estampada o tu camiseta favorita de friki, haz que todo lo demás sea liso. 😉

2. Colores para fotos en blanco y negro

¿Por qué prestar atención al color si es para una foto en blanco y negro? ¡Para que tus fotos en blanco y negro tengan más fuerza!

Mejor optar por ropa muy oscura o muy clara (es decir, olvídate de los tonos intermedios) y, si se trata de una foto de cuerpo entero, enteramente oscura o enteramente clara.

3. Colores para fotos en… ¡color!

Tienes que elegir una camiseta o un jersey del color que más te favorezca.

Como precisa muy bien Eva Heller en su libro Psicología del color, te queda bien o no un color en función de tu tono de PIEL, no en función del color de tu pelo.

Me imagino que ya conoces más o menos los tonos que te quedan bien. Y si pueden ser tonos que además resalten el color de tus ojos, será lo máximo. 😉 Como en esta foto:

 

Elige un color que te favorezca

4.¡Ojo con la combinación de los colores!

Es imprescindible que pienses en la zona del cuello/escote: intenta elegir la ropa adecuada para que no se vean muchas “capas”, por ejemplo, una camiseta interior debajo de una camisa debajo de un jersey. 😉

Y si has decidido que ibas a llevar varias capas, no pasa nada, pero que tengan una buena combinación de colores. Mira este ejemplo:

Lo mismo con los atrezos etc.: intenta que la mezcla de colores sea bonita, armoniosa.

5. Elige los colores en función del mensaje que quieres transmitir en la foto

Son cosas que comentaremos antes de realizar la sesión, pero te cuento rápidamente de que va:

  • A cada color se le asocian unos sentimientos o ideas (hay mucha información hoy en día en internet sobre este tema, en Pinterest encontrarás un montón de tableros 🙂 ).
  • Cada color también tiene su color complementario y se juega mucho con esta combinación en diseño y en fotografía para conseguir una armonía.
  • Otra cosa es un acorde cromático, que se compone de aquellos colores más frecuentemente asociados a un efecto particular; es un todo inconfundible (por ejemplo, rojo + rosa = el amor; rojo + negro + amarillo = el odio).

Como ves, los colores actúan sobre los sentimientos y la razón. Por consecuencia, si tienes un mensaje preciso que quieres transmitir en una fotografía, tienes que tomar en cuenta la elección de los colores y la combinación entre si.

Del maquillaje hablaré en otro post, porque es otro arte más especifico. 😉

A lo mejor te ha parecido mucha información pero que no cunda el pánico, te asesorare antes de realizar la sesión para un resultado optimo :). Si tienes cualquier duda, escríbeme a info@florencelabasque.com

¿Has pensado en cuidar tu “Sobre mí” o “Acerca de”?

Sobre mí o Acerca de mí

Como la mayoría de emprendedores y gente curiosa en general, o bien ya tienes una web o un blog o estás pensando en crearlo. Pues bien debes saber que una de las partes más descuidadas, al menos al principio, suele ser el “Sobre mí” o “Acerca de”.

Permíteme que te diga que ¡¡¡ES UN GRAN ERROR!!! Esta pagina con información más personal es una de las partes más visitadas de una pagina web y tiene influencia directa en tus ventas.

¿Por qué? Porque la gente necesita cierta confianza a la hora de contactarte, contratarte un servicio o comprarte un producto. Puede haber algo de cotilleo en esto, pero normalmente queremos estas seguros de que hacemos negocios con las personas adecuadas.

Ya me has entendido: no puedes descuidar tu “Sobre mí”. Aquí te dejo las 3 claves imprescindibles para que esta sección de tu web o blog destaque. 🙂

1. El contenido: di mucho, sin decirlo todo, pero de forma impactante

La gente que lee tu “Sobre mí” quiere conocerte. Está intentando conectar contigo, identificarse contigo, antes de ponerse en contacto y hablar de negocios.

Está claro que el “Sobre mí” tampoco tiene que ser un lugar donde contar toda tu vida. Pero sí, algunos acontecimientos importantes de tu vida. Lo que te gusta, cómo has llegado donde estás, qué haces, y por qué lo haces. Eso es lo que cuenta.

Otro detalle importante es que lo cuentes con tu propio estilo, ¡qué seas TÚ! Te puedes inspirar leyendo el “Sobre mí” de otras personas, pero al final tiene que ser TU “Sobre mí” 🙂 y no una copia o texto “fusilado”.

 

2. ¿¿¿Y la foto???

Pero si ya lo saben todo de mí, ¡¿por qué además me quieren ver?!

Porque salvo que seas una empresa inmensa, impersonal, querrán saber con quién están hablando. ¿No te parece normal?

Primero tienes que poner una foto de ti, sí o sí. Y una foto en la que no se te vea escondido. Tienes mucho que compartir, que transmitir, así que no es conveniente “esconderse”. 🙂 Este es un ejemplo de fotos perfectas para el “Sobre mí”: se ve al artista, se le puede reconocer, con su herramienta de trabajo, pero no se esconde tras ningún artificio.

Te cuento aquí mi propio ejemplo. Cuando creé mi web de fotografía, me daba vergüenza poner una foto de mí (ME ENCANTA RETRATAR A LA GENTE, pero mucho menos salir yo en las fotos). Así que, para empezar, puse un autoretrato, escondida detrás de mi cámara… Después de varios intentos tímidos, y aceptando la idea de que tenía que dejar de esconderme, conseguí tener esa foto más “digna” que tengo ahora en mi “Sobre mí”. 😉

Te cuento otra anécdota personal: antes tenía un blog de cocina vegetariana. Lo creé en aquella época en la que pocas personas tenían un blog y parecía algo muy guay, muy friki. 😉 Pensaba que solo importaba el contenido y publicaba como una máquina. No nos engañemos, el contenido es muy importante, y cuando se van dando cuenta de que tiene valor, te ponen en un pedestal, te piden consejos, asesoramientos y te quieren mandar productos para probarlos. Pero el contenido no lo hace todo.

Cambió la cosa el día que acepté contar un poco más de mi vida (y eso que soltaba muy poca información) y poner una foto de mí. Porque al final, si tienes un blog, la gente te lee porque lo quiere, porque le gusta tu contenido, y te quiere conocer, hasta convertirse en un cliente (o seguir siendo un fiel cliente).

3. Ahora que te has conectado con ellos, ¡¡¡no dejes que se vayan!!!

Ahora que te has presentado con un texto perfecto y una foto perfecta, ¡no dejes que se vayan de tu web!

Al final del apartado Sobre mí, tienes que poner un botón de llamada a la acción (puede ser un “Contáctame”, o “Descubre más opiniones” con una página de testimonios para generar aún más confianza, o ir directo al grano con una acción de compra o de reserva).

Conclusión: no descuides tu “Sobre mí”. Y… ACTUALÍZALO de vez en cuando: el texto, cuando surja algún cambio interesante e importante en tu vida; la foto, cuando te parezca que ya ha llegado el momento de cambiarla.

Ahora sabes, si tienes cualquier duda o necesidad para tener LA FOTO PERFECTA para tu Sobre mí, escríbeme a info@florencelabasque.com

¿Qué tipo de ropa te vas a poner para tu sesión de fotos?

Foto de perfil divertida con corbata

Has leído varios de mis posts, te has dado cuenta de la necesidad de tener buenas fotos y ya tienes tu sesión reservada. 🙂

Ahora te preguntaras… “¡¿Qué me voy a poner el día de la sesión?!”

Te dejo aquí las preguntas que te tienes que hacer para sacar el máximo partido de la sesión:

1. ¿Qué tipo de fotos quieres?

¿Necesitas una foto formal, por ejemplo, para tu perfil de LinkedIn?

¿Necesitas una foto más informal y natural para el apartado Sobre mí o Acerca de mí de tu web?

¿Quieres tener algunas fotos divertidas y fotos más especificas para las cabeceras de tus posts y RRSS?

Apúntate todo lo que se te ocurra para preparar la ropa adecuada.

Te doy un ejemplo muy sencillo: imagínate que fueras emprendedor, teniendo una empresa especializada en SEO, y también eres músico y hecho un aficionado de viajes. Podríamos pensar en algunas fotos más formales para tu web de SEO y tu perfil en RRSS, y otras más personales que hablen de ti, con un cambio de ropa y de atrezos (con tu instrumento, o la mochila con la que más tu gusta viajar 😉 ).

2. ¿Cuántos cambios de ropa tienes previstos?

En función de la duración de la sesión por la que has optado, te dará tiempo o no a cambiarte de ropa varias veces.

Si tienes una sesión de 1 hora, solo te podrás cambiar una vez y rápidamente.

Si se trata de una sesión más larga, que es el caso más habitual, te aconsejo llevar varios tipos de ropa, teniendo en cuenta lo que cuento en el punto 1. 🙂

Piensa en un estilo formal, uno más informal, incluso en algo gracioso si tienes una idea de foto divertida. Está bien tener prendas claras y otras oscuras para ir cambiando de fondos e iluminaciones.

En cuanto a los colores, encontrarás toda la información en mi post ¿Qué colores elegir para tu sesión de fotos?

3. ¿Lo más importante? → ¡¡¡Estar a gusto!!!

Parece evidente, pero nunca está de más repetirlo: lo más importante es que estés a gusto en la ropa que eliges.

El día de la sesión es un día especial, así que puedes llevar ropa especial, pero siempre que te sientas cómodo con ella.

Intenta que sea la ropa que más te favorezca (ante la duda, a veces está bien pedirles consejos a tus amigos o familiares más directos y sinceros).

Otro punto muy, que la ropa refleje tu personalidad, lo que quieres transmitir (sobre todo si estás puliendo tu marca personal).

4. Algunos detalles “técnicos”

Nada peor que tener un headshot con un cuello arrugado… O una foto de cuerpo entero con un vestido y la marca de los calcetines pronunciada a la altura de los gemelos… O una camiseta blanca con el sujetador negro debajo, robando todo el protagonismo.

Para evitar ese tipo de “accidentes” que son muy frecuentes, unos días antes de la sesión, ten claro la ropa que te vas a querer poner. Es imprescindible tenerla limpia y bien planchada. Lo mejor es llevarla en una funda de traje para evitar que se arrugue.

Si vas a querer cambiarte durante la sesión, piensa en llevar también los complementos correspondientes (ropa interior, calcetines, medias, etc.).

Para terminar, me parece importante pensar en el detalle del cuello: que no se vean muchas “capas”, por ejemplo, una camiseta interior debajo de una camisa debajo de un jersey. 😉

5. Preparados, listos… ¡ya!

Con lo que acabas de leer, estarás preparado para disfrutar plenamente el día de la sesión. Si te quedas con alguna duda, estaré encanta de poder asesorarte. 🙂

¿Cómo debe ser tu foto de perfil?

Foto de perfil con cámara

¿Quieres saber cómo sacarle mayor partido a tu foto de perfil? Puede ser para atraer a más clientes o seguidores, encontrar el trabajo de tus sueños, o bien la pareja ideal… Aquí te cuento 5 secretos para que tu foto tenga el impacto deseado.

1. Debes tener una foto de perfil reciente

No nos engañemos a nosotros mismos… Sabemos que envejecemos y, de hecho, cada edad tiene su encanto. 🙂 Ten una foto de perfil que no tenga más de 5 años de antigüedad (y digo 5 años, ¡como mucho!).

Mentir sobre tu aspecto o tu edad no ayudará en nada a la hora de conocer realmente a tu cliente, o empleador, o posible pareja.  Te pasará más bien todo lo contrario, porque pensarán que has querido mentirles o engañarles, o que tienes cierta nostalgia de una época de tu vida.

Así que ya sabes, ¡tu foto debe enseñar que te aceptas como eres, con la edad que tienes!

2. Tu foto debe proyectar amabilidad

No significa que debes sonreír como un tonto, pero sí… ¡sonríe!

Hay gente que sonríe más, otra que sonríe menos, pero eso no importa. No hace falta forzar la sonrisa. Lo importante es que en la foto se vea tu sonrisa natural, auténtica, y eso otra vez, ¡para que seas tú!

Aquí te dejo unos ejemplos:

fotos de perfil reflejando naturalidad y amabilidad

Con esa actitud simpática y agradable, transmitirás positividad a los observadores y les darás ganas de conocerte.

3. Se te tiene que ver bien el rostro para que seas reconocible

¡Ojo! Cuando digo ver bien el rostro, primero hablo de iluminación. Una foto mal iluminada, o en la que se ve toda la cara oscura, no ayudará a enseñar lo mejor de ti.

Ahora hablamos de encuadre. En la foto de perfil, lo que le interesa a la gente es conocer… ¡tu cara! Por eso tu foto de perfil debe ser un primer plano sí o sí, y no una silueta nadando en el mar o perdida en el desierto…

Ahora te puedes preguntar si tienes que enseñar el rostro entero o medio rostro. A mí personalmente me gustan muchísimo las fotos de medio rostro (las llamo medio retratos 😉 ), porque sorprenden y estéticamente tienen su punto. Pero a lo mejor vienen bien para un apartado “Acerca de mí”, más que para una foto de perfil que vas a tener en todas las RRSS.

Aquí te dejo un ejemplo:

Retrato o medio retrato

4. Cuida la mirada para captar la atención

Como suelo decir, tienes que “desafiar el objetivo”. Una mirada profunda y directa permitirá captar la atención del que ve tu foto. Es como decirle, “hola, aquí estoy, disponible para atenderte”.

Dará mejor sensación y confianza que una foto fría o en la que se nota que estás huyendo o escondiendo algo. 😉

5. Ten una foto de calidad profesional para marcar la diferencia

Mucha gente dice hoy en día que los móviles hacen fotos maravillosas. Es cierto, pero nunca van a llegar al nivel de una foto de calidad profesional, un asesoramiento adecuado, con iluminación profesional (léete el punto 3 del post), editada de manera profesional, y… ¡lo sabes!

Si te quieres diferenciar, ¡ten una foto memorable!

Conclusión:

¡Marca hoy la diferencia y reserva tu sesión! Me puedes consultar sin compromiso, escribiéndome a info@florencelabasque.com

¿Por qué es tan importante tu foto de perfil en redes sociales?

¿Cuantas veces has creado una cuenta en alguna red social y, a la hora de subir una foto de perfil, te ha dado vergüenza? ¿O pereza (pensando que lo harías “luego” y todavía estas sin foto…)? ¿O te has dado cuenta de que no tenías ninguna foto adecuada para las RRSS y te pusiste a recortar una foto que te sacaron cuando estabas tomando algo en terraza durante las últimas vacaciones? 😉

No pasa nada, nos ha pasado a todos. Pero tienes que saber que tienes que tener SÍ O SÍ una foto de perfil en cada red social en la que estás presente.

1. ¿Por qué tener SÍ o SÍ una foto de perfil en cada red social en la que estás presente?

Porque si no tienes foto, es como estar sin estar. ¿Entonces por qué creas una cuenta si es para luego esconderte? Ya que has decidido estar presente en una red, asume la decisión hasta el final y haz que sea fácil encontrarte.

Seguro que a ti te ha pasado buscar a alguien con un nombre digamos común, y cabrearte a la hora de ver una lista de más de 20 perfiles con mas de la mitad sin foto… Así que ¡no hagas lo mismo! 😉

2. Tener una foto es una cosa, el tipo de foto es otra

Recuerda que una imagen vale más que mil palabras. Con tu foto de perfil, te presentas y tienes que hacer que la gente tenga ganas de conocerte. Por eso es tan importante que la cuides. Parece de sentido común que se trate de un retrato.

Las personas te tienen que ver para hacerse una primera idea. Se podría comparar al primer contacto de una cita, un networking, una entrevista…

Dicho eso, tienes que evitar que sea una foto de ti perdido en el desierto… o donde no se aprecie como eres.  Lo ideal es un retrato de primer plano.

En otro post te cuento cómo debería ser tu foto de perfil para optimizar tu presencia on line y cuidar tu marca personal.

Ejemplo personal de foto de perfil

Ahora si te frustra la idea de solo poner retratos como fotos de perfil, piensa que en casi todas las RRSS te queda la foto de portada para ser más creativo, imaginativo. 😉

3. ¿Tengo que tener la misma foto en cada red social?

Es aconsejable que tengas la misma foto en cada red social (como mucho teniendo una versión en color y otra en blanco y negro para ir variando un poco) si quieres que la gente te reconozca de inmediato.

Si tienes tu propio negocio, te permite también cuidar tu imagen y tu marca personal.

La excepción a la regla podría ser la foto de LinkedIn, ya que muchas veces se tiene que ver más “profesional” (¡ojo! Puedes conseguir tener una foto profesional sin que sea aburrida).

Pero está claro que lo optimo es tener la misma foto en todas las RRSS.

Conclusión: ahora que has entendido la importancia de tener una foto de perfil en cada red social en la que estás presente, no dudes en escribirme a info@florencelabasque.com para que te pueda asesorar sin compromiso. Les echaré un vistazo a tu perfil y a tus RRSS para poder orientarte sobre el tipo de foto que necesitas.

¡Hasta pronto! 🙂